="http://www.w3.org/2000/svg" viewBox="0 0 512 512">

6. Navegación a vela

A piloto diestro, no hay mar siniestro.

6. 1. Principios básicos

L
as velas de un barco actúan de modo similar a las alas de un avión. En un avión, el impulso del motor empuja sus alas horizontalmente, produciendo una fuerza de sustentación en el aire.

En un velero, es el propio viento que, al deslizarse sobre las velas, genera un impulso motriz que convierte la acción del viento en fuerza propulsora.

El punto donde converge la fuerza del viento en las velas recibe el nombre de centro vélico. Dicha fuerza, a su vez, tiene dos componentes: la que genera el impulso hacia adelante, que depende en gran parte de la curvatura de la vela, y la que ejerce una presión lateral. Cuanto mejor orientada esté una vela, mayor será el impulso motriz y menor el abatimiento o fuerza lateral.

susten.jpg

En la figura 1 se puede ver cómo el empuje vélico de una vela navegando contra el viento se genera en una dirección más o menos perpendicular a la sección del perfil y, de este modo se puede descomponer en una componente perpendicular al flujo, la sustentación, y en otra en su misma dirección, la resistencia.

El arte del trimado de un velero en ceñida consiste, desde un punto de vista aerodinámico, en obtener en todo momento la máxima sustentación y la mínima resistencia, puesto que esto es lo más rentable para la obtención de la máxima fuerza propulsora y el mínimo abatimiento.

sustenaerod2.jpg

Si imaginamos una vela flameando (figura 2a) que se caza (figura 2b) y empieza a portar interponiéndose al flujo del viento, las partículas de éste se ven obligadas a contornearla dividiéndose a partir de la línea del palo: unas van hacia la cara de sotavento y otras hacia barlovento.

Debido a la viscosidad del aire, las partículas se ven incapaces de sortear la vela de una forma ordenada y simétrica sin alterar su dirección ya que las que están en contacto con la vela rozan con ella y se frenan. De este modo, al llegar a la baluma se produce un torbellino, originado por las partículas que giran sobre sí mismas para intentar llenar el “hueco” dejado por las que se han retrasado debido al rozamiento con la vela.

Este remolino que se forma se denomina turbulencia de arranque (o inicial). Una vez se ha formado, éste es arrastrado por el flujo de aire que tiende a restituir el flujo lineal a ambas caras de la vela. Para ello, debe “llenarse” el vacío generado en la cara de sotavento y el aire que sale por la baluma es incapaz de hacerlo.

Esta “necesidad” de aire en esta zona es cubierta por parte del flujo que hubiera debido circular por la cara de barlovento; este aire se desvía para pasar por delante del palo e ir hacia la cara de sotavento. De este modo, en la baluma, las líneas de flujo discurren paralelas y a la misma velocidad, lo que significa que ambas caras de barlovento y sotavento están a la misma presión en esa zona de la vela.

Este movimiento circular, que se denomina circulación de velocidad o flujo de circulación, es en el sentido de las agujas del reloj; es decir, en barlovento tiene la dirección opuesta al flujo y en sotavento la misma. Esto quiere decir que, al sobreponerse ambos flujos, en la cara de barlovento sus acciones se restan, mientras que en la sotavento se suman. De este modo, en la cara de barlovento la presión aumenta y disminuye la velocidad y en la de sotavento ocurre lo contrario: la presión disminuye y la velocidad aumenta.

Este efecto incrementa enormemente el gradiente de presiones que es lo que origina la fuerza de sustentación. En resumen, la superposición del flujo lineal normal del viento y el de circulación genera la diferencia de presiones necesaria para generar la sustentación, es decir, la fuerza motriz del velero.

Cuando izamos la mayor y el génova a la vez, debemos orientar ambas velas de forma que se complementen entre sí. Cuando el aire empieza a circular por el canal existente entre ambas velas, dicha abertura tiende a cerrarse, lo que provoca un aumento en la velocidad. El canal debe ser lo más cerrado posible para reducir la presión sobre la cara de sotavento de la mayor y aumentar el impulso de ésta.

El siguiente enlace muestra un video sobre la física de la navegación a vela (en inglés):

6. 2. Trimado de las velas

Trimar es poner las velas de forma óptima de acuerdo a las condiciones de viento y mar que nos encontremos en cada momento. El objetivo es conseguir las mejores condiciones de navegabilidad del barco. Aunque en una regata se tratará de conseguir la máxima velocidad, en crucero deberemos pensar también en el confort de la tripulación y el disfrute de la travesía. Lo ideal es que el trimado del barco sea un trabajo en equipo, donde todos los miembros de la tripulación conocen su misión y contribuyen al disfrute de la travesía.

partesvela.png

Para lograr el trimado adecuado de un velero, hay que conocer los controles de cada vela y entender los principios de la navegación a vela. Distinguiremos entre veleros con mayor enrollable y veleros con mayor plegable en bolsa sobre el mástil. Comenzaremos estudiando los controles de la vela mayor en el caso de una embarcación con mayor enrollable en el mástil.

6. 2. 1. Controles de mayor enrollable en el mástil

La mayor se utiliza siempre, por lo que debe poder responder a todo tipo de condiciones de navegación. Proporciona control direccional y estabilidad al barco. Afecta directamente al ángulo del timón. Mucho ángulo significa mucho arrastre de la pala, más resistencia al avance y menor velocidad.

Hay dos cuestiones previas importantes. Por un lado, en una tripulación cada uno tiene su propia idea de cómo se debe trimar la mayor y, por otro, la mayor está colocada por detrás del génova, por lo que debe haber mucha comunicación entre los encargados de trimar ambas velas. El trabajo fundamental del trimmer de mayor es tener el barco equilibrado y alta su velocidad. Por ejemplo, cuando se recibe una racha y la velocidad del barco no aumenta, es debido a que el trimmer no ajustó la vela para responder a la nueva situación. Para ser un buen trimmer de mayor se deben conocer sus controles y saber para qué sirven.

En un velero con mayor enrollable, la mayor tiene ocho controles para ajustar el ángulo de ataque con el viento y su forma:

Escota de mayor – mainsail sheet

Carro de escota – traveler

Contra de la botavara – boom vang or kicker, downhaul

Estay de popa – backstay

Pajarín – outhaul

Enrollador de mayor – roller

Driza de mayor – halyard

Balumero – leech line

En primer lugar, vamos a ver los pasos a seguir para sacar la vela mayor en un velero con mayor enrollable en el mástil y cabo enrollador sin fin. Con el motor en marcha pondremos proa al viento. La velocidad deberá ser adecuada en función del viento existente: una punta mayor de velocidad con mayor viento. Filaremos un poco la escota de mayor para ajustar la botavara y que tenga juego. A continuación, daremos una vuelta al pajarín en el winche y abriremos los stopper del enrollador de mayor para que corra el cabo sin fin. Incluso ayudarlo para que el enrollador pueda girar y la vela salir del mástil. El tambor del enrollador deberá girar hacia la izquierda. Tiraremos del pajarín para sacar la vela, observando que el enrollador trabaja correctamente y la vela se despliega adecuadamente. En caso de que la vela no salga por estar mal enrollada, abrirse un poco para dejar que el viento nos ayude a liberarla. Ayudarnos con la manivela para acabar de sacar la vela. Con toda la vela fuera, retirar el pajarín del winche y cerrar los stopper del enrollador. Nos ponemos a rumbo y colocamos la escota de mayor en el winche para cazarla. La dejamos en el winche, con el stopper abierto para poder soltar mayor en caso necesario.

A veces, al intentar sacar la mayor, ésta sale un poco y se bloquea, sin que salga del todo por más fuerza que empleemos. Para solucionarlo, volver a enrollar la vela, situar el carroescota totalmente a estribor, soltar la escota de mayor y empujar manualmente la botavara más aún a estribor. Entonces la mayor saldrá sin problemas.

Hay ocasiones en que la mayor está enrollada con tantos pliegues que no sale por mucho esfuerzo que hagamos con el winche. Conviene recordar siempre que si estamos haciendo mucho esfuerzo es que algo estamos haciendo mal (salvo en condiciones duras que sí requieran de todo nuestro esfuerzo): no confundir esfuerzo en situaciones de mucho viento, con sobretensión, que siempre es inadecuada. La solución es muy sencilla y no requiere ningún esfuerzo: normalmente la vela no sale porque tiene pliegues que no la dejan salir del mástil. Estos pliegues se ven con facilidad, mordidos entre el mástil y la vela que va saliendo. Lo que haremos será tirar un poco del cabo del enrollador para recoger el pliegue y luego un poco del pajarín para sacar un trozo más de vela. Poco a poco, recogiendo con el enrollador y tirando del pajarín, conseguiremos evitar los pliegues y sacar completamente la vela mayor (ver situación 15 en el capítulo 10).

Para recoger la vela mayor, pondremos, en primer lugar, el motor en marcha para tener control de la embarcación y nos aproaremos al viento. Prepararemos el pajarín en el winche, abriremos el stopper del enrollador que se encuentra más hacia babor y tiraremos del cabo, con el stopper más hacia estribor cerrado. Iremos soltando poco a poco del pajarín y recogiendo la vela.

Antes de detallar los controles de la mayor, por cuestiones de tipo práctico, vamos a ver los pasos a seguir para sacar el génova en un velero de génova enrollable. De esta manera, tendremos el velero con ambas velas izadas, antes de centrarnos en su correcto trimado.

Es importante no intentar sacar el génova con el barco aproado. Para ello, deberemos abrirnos un poco e irnos situando a rumbo mientras procedemos con la operación. Daremos una vuelta a la escota del génova en el winche y abriremos el enrollador del génova. Cazaremos la escota con la ayuda de la manivela.

Con génova y mayor izadas y nuestro barco a rumbo, procederemos a trimar ambas velas correctamente. Cuando alguna vela flamea por la baluma, tirar del balumero correspondiente y cazarlo. Finalizar el trimado de las velas con la mayor, ajustando en último lugar la escota de mayor.

Comenzaremos el repaso a los controles de la mayor con el elemento más crítico: la escota de la mayor. Es el elemento más importante porque tiene el mayor efecto sobre la velocidad. Controla la torsión de la vela (twist) ya que, cazándola, se puede cerrar la baluma y reducir la torsión, o filando, abrir la parte superior para dar mayor empuje y menor escora. Esto último es particularmente importante con vientos fuertes.

Uno de los elementos más importantes a la hora de reglar una vela es controlar el twist, es decir, controlar la apertura de la vela a medida que gana altura. Una vela con poco twist (y por tanto más cerrada en la parte superior) incrementa la potencia, algo importante con poco viento; en cambio, con mucho viento interesa más reducir la potencia de la vela, especialmente en su parte superior (la que implica mayor escora), por lo que favoreceremos un mayor twist o, dicho de otra manera, intentaremos que la baluma abra más. Más adelante veremos cómo incrementar o disminuir el twist y cómo saber si el que tenemos es el que más nos conviene.

La escota de mayor es el ajuste más crítico. Después de todos los ajustes que se hagan, se debe volver a la escota.

La barra de escota de mayor es un riel sobre el que desliza un carro que va colocado en forma transversal a crujía. Es uno de los elementos fundamentales para trimar la mayor. Se utiliza básicamente en ceñida. Permite colocar la botavara más a crujía o incluso un poco a barlovento sin necesidad de cazar demasiado la escota. Si navegando en ceñida entra una racha, filar un poco del cabo para que se corra el carro algo a sotavento y cuando calma, cazar nuevamente. Cuando se va en ceñida, si el timón se pone duro, y hay que hacer fuerza para llevarlo, se va a cruzar la pala, con la consiguiente pérdida de velocidad y comodidad. Entonces filar levemente de la barra de escota llevándola hacia sotavento lo necesario para corregir el problema y que el timón se ponga dócil nuevamente y la pala se enfile a crujía. Si por el contrario, afloja la racha, cazar un poquito y llevarlo hacia barlovento.

Estay de popa. Si es ajustable, al dar tensión al estay de popa se puede conseguir curvar el mástil como 20 cm. y esto achata mucho la mayor.

Pajarín. Controla la bolsa del tercio inferior. Ciñendo, se caza para cerrar el pie y hacer eficiente la mayor detrás del génova. Con viento de popa, se fila para abrir el pie y dar más potencia a la mayor.

Enrollador de mayor. Es un cabo sin fin que puede girar en ambas direcciones o bien solamente en una, según el tipo de embarcación. Se tira de él para recoger la mayor y se libera para sacarla.

Driza de mayor. Tanto la driza de mayor como el cuningham (que no existe en los veleros de mayor enrollable) tienen como misión tensar el grátil y desplazar la profundidad de la vela a proa.

Balumero. Proporciona tensión a la baluma de la vela. Cuando la vela flamea por la baluma, se caza el balumero.

Contra. Cuando se navega de través (reach) o en rumbos más abiertos, con la botavara abierta, controla el twist de la mayor en lugar de la escota. La escota se usará como antes se usaba la barra escota, ya que cuando navegamos en rumbos abiertos, la barra de escota pierde eficacia y la mejor forma de controlar el twist es la contra o trapa, que es la única manera que tenemos de mantener la botavara baja. Se trata además de un elemento de seguridad, sobre todo con viento fuerte. Si antes de abrir el rumbo navegamos en ceñida, es más cómodo regular la contra cuando todavía tenemos la escota cazada que cuando ya la hemos amollado. Un error muy común consiste en dejar fijo el pajarín, es decir, el control que permite cazar o amollar el pujamen de la mayor. Por lo general, se lleva muy cazado y, aún peor, en muchos veleros con mayor plegable ni siquiera se afloja la tensión cuando se arría y se dobla la mayor, que de esta manera acaba deformándose. La regulación del pujamen nos permite incrementar o reducir la bolsa en la parte inferior de la vela. Con poco viento es preferible aumentar la bolsa, que reduciremos a media que sube la brisa. De esta forma no sólo conseguimos navegar más rápido, sino que además conseguimos un barco menos ardiente, algo que agradecerán las cañas, los pilotos automáticos y también las baterías, que estarán menos solicitadas por éstos.

En todo momento, antes de trimar el barco, debe hacerse la siguiente pregunta: ¿necesita el barco más potencia o tiene más de la que puede controlar?. La respuesta a esta pregunta es una cuestión de experiencia, dado que la respuesta depende de las condiciones del momento y de las características propias del barco. Sin embargo, vamos a ver algunos casos generales.

Por ejemplo, navegando con mar en calma y vientos flojos, miramos que la velocidad del barco es adecuada, así como el ángulo del timón. En estas condiciones, trataremos de mantener el timón 3 ó 4 grados a barlovento, para que el barco se sienta. Si tenemos mucho viento y el ángulo del timón es de 7 ó 10 grados, nos estará frenando por demasiado arrastre del agua. En las calmas, cuando necesitamos más potencia, mantenemos la mayor llena, con la botavara cerca de crujía. Cuando tenemos exceso de potencia, timón demasiado a barlovento y falta de aceleración en las rachas, filamos la mayor y dejamos ir la botavara a sotavento, para achatar el plano vélico.

Si vamos navegando a 5 nudos y mar en calma, regularemos la mayor para obtener más potencia. Lo primero que hacemos es cazar la escota para ver cómo está la mayor en general. Si está un poco profunda en la parte inferior necesitaría cazar el pajarín para achatar la parte baja. Después miraremos que la mayor trabaje correctamente en toda su altura. Movemos la barra escota para ver cómo se desinfla y asegurarnos que está bien desplegada desde la botavara hasta el tope. Cazamos nuevamente la barra escota colocando la botavara en crujía y aplanamos la bolsa.

pajarin.jpg

6. 2. 2. Controles de mayor plegable en bolsa sobre la botavara

Veamos ahora el caso de los veleros con mayor plegable en bolsa sobre la botavara. En un velero de este tipo, la mayor tiene nueve controles para ajustar el ángulo de ataque con el viento y su forma. Iremos viendo su localización y su uso práctico a continuación.

Escota de mayor – mainsail sheet

Carro de escota – traveler

Estay de popa – backstay

Pajarín – outhaul

Driza de mayor – main sail halyard

Rizo 1 – reef point 1

Rizo 2 – reef point 2

Balumero – leech line

Contra de la botavara – boom vang, downhaul

Veamos los pasos a seguir para sacar la vela mayor en un velero con mayor plegable. Con el motor en marcha en posición avante, pondremos proa al viento. La velocidad deberá ser adecuada en función del viento existente: una punta mayor de velocidad con mayor viento. Filaremos un poco la escota de mayor para ajustar la botavara y que tenga juego. A continuación, abriremos los stopper de los rizos y nos aseguraremos de que la driza de la mayor está libre y puede ser izada. Tiraremos de la driza de mayor con una vuelta en el winche y la izaremos observando que sube correctamente por el mástil, sin golpear contra los obenques. En caso de que no podamos izarla completamente, vigilaremos que los cabos de los rizos no están enganchados con algún obstáculo, que la driza puede avanzar sin impedimento y que la vela no ha quedado enganchada por algún motivo. Si hechas estas comprobaciones, todavía no podemos izarla completamente de manera manual, nos ayudaremos del winche, haciéndolo poco a poco, vigilando el comportamiento de la vela y sin forzarla.

En el caso de una embarcación con mayor plegable en bolsa y contra rígida, el amantillo no será necesario tocarlo. Sin embargo, si la contra no es rígida sino que se trata de una contra de labor, entonces es necesario que, una vez izada la mayor, el amantillo no tenga tensión y lo aflojemos para que la vela vaya bien.

Nos ponemos a rumbo y colocamos la escota de mayor en el winche para cazarla. La dejamos en el winche, con el stopper abierto para poder soltar mayor en caso necesario.

Para recoger la vela mayor, pondremos, en primer lugar, el motor en marcha para tener control de la embarcación y nos aproaremos al viento. Nos aseguraremos que los rizos están sueltos y sin tensión. Si la embarcación tiene una contra rígida, abriremos el stopper de la driza de mayor y dejaremos que caiga la vela sobre la bolsa. En el caso de tener contra de labor, será necesario volver a darle tensión al amantillo antes de abrir el stopper de la driza de mayor, de manera que evitemos así que la botavara caiga sobre cubierta al perder la tensión de la vela.

Al embolsar la mayor en su bolsa, los cabos de los rizos quedarán colgando y dificultarán la labor en cubierta, por lo que deberán guardarse en la bolsa o mantenerlos sujetos mientras finalizamos la operación.

Una buena costumbre para recoger la mayor en veleros con bolsa en la botavara es la siguiente: la driza de mayor se baja poco a poco, pero bien sujeta al winche antes de abrir el stopper. Para que los rizos no queden colgando, ir cazándolos poco a poco a medida que se baja la driza de mayor. Si hay tres rizos, se va soltando driza, luego se caza el rizo uno, dos y tres, se suelta otro poco de driza, se cazan más los rizos y así hasta el final.

Tomar rizos.

Si queremos tomar un rizo, tendremos en primer lugar que desventar la vela mayor y después proceder a filar la driza de mayor para arriar la vela poco a poco hasta unos 20 cm (dos palmos) por encima del primer rizo.

Para desventar la vela mayor, podemos aproarnos al viento o bien, si vamos navegando y no queremos aproarnos, podemos mover el carro de escota de mayor todo a sotavento y, de esta manera, nos facilitará la labor de arriar vela.

A continuación, cazaremos el cabo del primer rizo utilizando winche y manivela. Al finalizar, nos aseguraremos que el puño sobre la botavara no está cogido demasiado cerca de la botavara. Si fuese así, lo volverámos a coger, dejándolo a unos 20 cm sobre la misma.

¿Cuándo tomar el primer rizo? Como siempre, lo fundamental es adelantarnos y prever la evolución de los acontecimientos. Si conocemos la previsión del tiempo, navegamos con 14 nudos de viento y se preven rachas de más de 18 nudos, seguramente es el momento de tomar un rizo. Recordar que, en general, si estamos preguntándonos si deberíamos tomar un rizo, es que probablemente lo deberíamos haber hecho antes.

6. 2. 3. Controles del génova

El génova proporciona el empuje al barco. La escota es el principal control del génova. Sirve para darle curvatura, el ángulo de ataque y controlar la torsión o twist. Cuando está arriado y se va a trabajar en proa, conviene tener con tensión las escotas del génova, para facilitar zonas de agarre y aumentar la seguridad.

El primero de los controles secundarios es el patín de escota o carro escota. Corriendo el carro hacia adelante, la baluma se cierra y los catavientos inferiores se desventarán. Esta posición del patín sería recomendable cuando necesitamos más potencia o con poco viento. Corriendo el carro hacia atrás, la vela se aplana abajo, los catavientos de arriba tocan primero y la vela pierde potencia. Esta posición se podría usar cuando queremos quitar potencia o en condiciones de fuerte viento.

Catavientos de arriba antes que el de abajo: torsión excesiva. Avanzar carro escota.

Catavientos de abajo antes que el de arriba: defecto de torsion. Retrasar carro escota.

Otro control es el estay de popa. Cuando cazamos el estay de popa, se endereza el estay proel. con lo que tendremos un génova más plano en general, con el que se puede orzar más, pero que tendrá menos potencia. Contrariamente, filando el estay de popa, tendremos un génova con más bolsa.

Normalmente, al modificar la tensión del estay de proa deberemos cambiar la tensión de la driza, la cual controla la posición de la bolsa. Con mayor tensión, la bolsa se correrá hacia adelante, ideal para aguas movidas, donde debemos ir escorados y rápido. Del mismo modo, con menor tensión en la driza, iremos más aplanados, permitiendo orzar más en aguas más calmas.

Para trimar el génova, en primer lugar lo cazamos hasta un punto que estimamos aproximadamente correcto y luego chequeamos la posición del patín. Correremos el patín hacia adelante para que el génova se desvente de forma pareja a lo largo del grátil de toda la vela.

Escota de génova – genoa sheet

Carro escota o patín de escota

Estay de popa backstay

Driza de génova halyard

Enrollador de génova – roller

Las lanitas: la más importante que debe ir en paralelo la mayor parte del tiempo es la de fuera, la de sotavento. Si la de dentro, de barlovento, va hacia abajo, significa que le llega poco viento y, por lo tanto, hay que cazar más la vela. Si está hacia arriba, significa que le llega mucho viento y hay que soltar vela. Al contrario, si la de fuera está hacia arriba es que le llega demasiado viento y hay que cazar vela y si está hacia abajo, le llega poco viento y hay que soltar vela.

El enrollador de génova se recoge con el winche y la manivela. Si al abrir su stopper está muy duro, coger con la manivela un poco de cabo en el winche y cazarlo. Así perderá tensión y resultará más fácil. El génova hay que recogerlo con tensión en la vela: se suelta un poco de escota, abriendo el stopper y soltando un poco, se caza el enrollador de génova, se suelta otro poco de escota, se caza enrollador y así sucesivamente.

6. 3. Navegando a vela

La navegación a vela es un placer y deberemos extremar las precauciones para evitar problemas y malos ratos. La principal máxima es anticiparnos a lo que pueda suceder: si vamos con las velas adecuadas a los cambios previstos de las condiciones actuales, si el barco puede orzar bruscamente con algún obstáculo cerca, si vamos a un rumbo muy abierto cuál es el punto que podría provocar una trasluchada descontrolada, si vamos a atracar en un amarre de cortesía cuál será la maniobra más sencilla de salida después, si entramos por la bocana del puerto ¿cómo vamos a reaccionar si sucede algún imprevisto propio o en alguna embarcación alrededor nuestro?, etc.

Lo principal es siempre anticiparnos a cualquier eventualidad y que ésta nos encuentre preparados y listos a reaccionar con prontitud y serenidad.

Uno de los momentos delicados en la navegación a vela es la orzada brusca de la embarcación y la dificultad posterior de arribar la embarcación con el timón todo a la banda correspondiente. En este caso, abriremos la escota de mayor al máximo para recuperar el control de la embarcación.

Una maniobra importante durante la navegación a vela es la capacidad de detener la embarcación en un momento determinado lo más rápidamente y en el sitio donde nos econtramos. Para ello realizaremos una maniobra similar a la de ponernos a la capa, es decir, viramos sin cambiar de banda el génova y el timón en banda. De esta manera la mayor quedará desventada  y las fuerzas opuestas de velas, barco y timón se contrarrestarán para detener la embarcación rápidamente

6. 4. Resumen: diez ideas básicas sobre trimado

  1. Un velero debe ir con el trapo adecuado, ni mucho ni poco, por motivos de seguridad, navegabilidad y disfrute.
  2. La vela mayor da dirección, el génova potencia.
  3. Anticiparse a los cambios de condiciones: viento, rachas, dirección. Prever cómo voy a a reaccionar si pasa esto o lo otro.
  4. Como regla general, las velas deberán ir lo más filadas posible, siempre que el borde de ataque no flamee.
  5. Antes de trimar el barco, debe hacerse la siguiente pregunta: ¿necesita el barco más potencia o tiene más de la que puede controlar?.
  6. Para dar más potencia, cazo génova y mayor, con la botavara cerca de crujía. Para dar menos, filar génova y mayor con botavara a sotavento o prepararse para tomar rizos si es necesario.
  7. El ajuste más crítico de las velas es la escota de mayor. Al final de todos los ajustes que se hagan, hay que volver a la escota.
  8. Las lanitas del génova nos dicen si la vela está muy cazada o muy filada. En principio, todas las lanitas tienen que ir flameando en posición horizontal. Navegando en ceñida, si la lanita de sotavento apunta hacia arriba, el génova está muy abierto. Tendremos que orzar o cazar escota, hasta que la lanita baje y quede horizontal, paralela a la de barlovento. Al revés, si la que queda hacia arriba es la de barlovento, la vela está muy cazada, tendremos que ir arribando o bien filando escota, hasta que queden ambas lanitas paralelas.
  9. Como condiciones de seguridad, escota de mayor preparada en el winch para ser soltada en caso de apuro y enrollador de génova preparado en el otro winch para soltar la escota del génova, si es necesario, sin que se enrolle accidentalmente.
  10. Al entrar en puerto a motor, estar preparado para sacar vela en caso de que el motor se averíe.

Video pasión por la vela:

License

Icon for the Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License

6. Navegación a vela by Jerónimo Reguera is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License, except where otherwise noted.

Compartir este libro