="http://www.w3.org/2000/svg" viewBox="0 0 512 512">

7. Maniobra de fondeo

Quien no mira derrotero, es majadero.

Llegada al fondeo

E
s una de las maniobras más delicadas a realizar en una embarcación, por lo que deberemos tener en cuenta una serie de factores y condiciones, ya vayamos a fondear durante unos minutos o toda la noche.

Preparación de la maniobra de fondear: siempre detrás del barco que ya está en la cala o a su través. Llegamos, decidimos dónde fondear (ej. a cinco metros de profundidad), vamos calculando la velocidad para que cuando pongamos proa al viento el barco pare la arrancada en el lugar elegido para echar el ancla. Se larga tanta cadena como profundidad más dos metros. Luego se espera a que la cadena vaya llamando al barco y antes de que dé el tirón se suelta un poco más de cadena. Así sucesivamente toda la cadena que se quiera. Pecar de más que de menos, especialmente si vamos a pasar la noche. Se aconseja como mínimo soltar una longitud de cadena de 5 veces la profundidad de fondeo.

  1. Sólo fondearemos en lugares que ofrezcan la máxima seguridad para la tripulación y la embarcación
  2. Buscaremos zonas de fondeo amplias y con fondos de arena, ya que evitan más el garreo que otros fondos
  3. Para utilizar el molinete eléctrico es necesario que el motor de la embarcación esté encendido (para evitar que las baterías se descarguen) y el disyuntor (interruptor de desconexión), que se encuentra en un camarote de popa, activado
  4. Prepararemos la maniobra con antelación: abrimos la tapa del escobén y la aseguramos al pasamanos. Es aconsejable dar una vuelta de reconocimiento: sonda, tipo de fondeo, viento, posición de los demás barcos…
  5. Al menos una persona encargada del ancla y otra, como mínimo, con el timón. Es aconsejable buscar fondeos de una profundidad entre 5 y 8 metros
  6. Una vez elegido el lugar, nos aproaremos al viento con poca arrancada, controlando la situación de alrededor (barcos, piedras…). Antes de largar el ancla detendremos la arrancada del barco
  7. A continuación, largaremos el ancla, vigilando que no golpee contra la proa del barco. No hay que hacerlo demaiado bruscamente como para que la cadena golpee la proa, pero sí hacerlo de forma continuada hasta que el ancla toque fondo
  8. Para que el molinete no se pare, es posible que debamos embragar al mínimo la embarcación sin dar marcha avante. Para ello, apretamos el botón rojo del embrague situado debajo de la palanca y aceleramos a menos de 1000 rpm
  9. Cuando el ancla toque fondo, daremos una palada atrás e iremos largando cadena poco a poco para que vaya quedando bien extendida por el fondo, sin amontonarse. Si hace mucho viento, nos ayudará sin necesidad de dar la palada atrás. Lo importante es controlar que la caída del barco hacia atrás esté alineada con la posición donde se encuentra el ancla
  10. En circunstancias normales, la longitud de cadena necesaria será de entre tres y cinco veces la sonda que nos marque en el lugar elegido de fondeo. En función de las previsiones meteorológicas y de viento, iremos aumentando esta longitud. Es preferible reiniciar la maniobra de fondeo cuantas veces sea necesario, antes de quedarnos cortos en la longitud de cadena soltada
  11. En caso de que el molinete eléctrico se fuerce por alguna razón, éste se desconectará y será necesario volver a conectar el disyuntor para que funcione de nuevo
  12. Como medida de seguridad, se puede activar la alarma de fondeo del GPS, que nos avisará en caso de garreo del ancla
  13. Se deben vigilar constantemente las condiciones meteorológicas locales, así como los cambios bruscos en la intensidad y dirección del viento. En el caso de que se produzcan condiciones adversas, se deberá levar anclas y abandonar el lugar de fondeo con tiempo suficiente para evitar quedar atrapados. Es bueno que nos situemos en un punto y establezcamos marcaciones a unos noventa grados una de otra, las cuales iremos modificando según nuestro círculo de borneo
  14. Apagaremos el motor solamente después de estar totalmente seguros de que el barco no garrea
  15. Comprobaremos bajo el agua que el ancla no se mueve de su posición y que la cadena trabaja correctamente. Observaremos la zona de borneo, asegurándonos que no haya rocas que puedan golpear el barco
  16. Bajo ningún concepto se debe dejar de vigilar la embarcación cuando estamos fondeados. En caso de pérdida de la embarcación por negligencia en estas circunstancias, el seguro no se hará cargo de los daños
  17. Para levantar el fondeo, nos ayudaremos del motor para que el molinete no trabaje solo. Una persona como mínimo en proa indicando la dirección de la cadena y el ancla, y otra al menos con el timón
  18. Vigilaremos que en la zona no hay ningún bañista alrededor de la embarcación y las cadenas de fondeo de otras embarcaciones en los alrededores.

ejemplofondeo.jpg

Veamos un ejemplo de fondeo en una pequeña cala de 6 a 9 metros de profundidad, con viento del W de 13 nudos por la amura de estribor. Supongamos que queremos fondear a la derecha de la cala, antes de una gran roca y sin dar mucha cadena porque no hay mucha distancia a las rocas de la parte de atrás. El problema es que cuando el barco lo aproemos y pierda velocidad, enseguida va a estar a merced del viento y llevará la proa a babor, contra las rocas.

Para evitarlo, una buena maniobra es tener preparado el ancla y, cuando pongamos el barco aproado y punto muerto, ir antes de que se pare y, justo antes de que pierda arrancada, prepararse para soltar el ancla. Si estamos a 6 m de profundidad, largar esos metros enseguida y esperar a que el ancla tire. Esperamos y justo antes de que vuelva a tirar, echamos más cadena, controlando si lo hacemos cuando el viento le da por babor o por estribor. Si le da por estribor, al largar más cadena, nos alejará de estribor (por ej. un barco que tuvieramos a estribor). Si le da por babor, al echar más cadena le alejará de babor. Si al empezar la maniobra vamos al ancla y, antes de largarla, el viento nos empuja a babor, donde está la costa, dejamos la maniobra y volvemos a empezar.

Para empezar de nuevo, marcha atrás y salimos con más gas o no dependiendo del viento. Para dar más gas, siempre hacerlo con la mano en la palanca. Al dar marcha atrás para reiniciar la maniobra, nos alejamos todo lo que queramos. Volvemos a situar la proa de manera que gane al viento. Para ello probablemente necesitemos darle un acelerón hasta que recuperemos arrancada y podamos hacer que la virada. Nos volvemos a acercar al punto donde queramos con la proa al viento y cuando lleguemos, antes de que pierda arrancada, nos vamos a proa y echamos el ancla.

Salida del fondeo.

Casi siempre lo más seguro será hacerlo por donde entramos, normalmente marcha atrás (si las condiciones del viento no han cambiado). Recordemos que la maniobra más lenta y más larga es la más segura.

Fondear en una boya.

Una situación típica es fondear amarrado a una boya. Aunque tomar una boya con el bichero no es particularmente difícil en condiciones favorables, este fondeo es potencialmente problemático, por lo que deberemos prestar especial vigilancia al muerto de la boya, su agarre al fondo y si es adecuado al peso de nuestra embarcación.

En caso de hacerlo en solitario o en condiciones adversas, es útil utilizar el procedimiento que se ilustra en las imágenes siguientes:

boya1boya2

License

Icon for the Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License

7. Maniobra de fondeo by Jerónimo Reguera is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License, except where otherwise noted.

Compartir este libro